La apuesta

La apuesta

– Te apuesto que puedo detener ese ventilador con mi lengua.

– Okey, ¿cuando quieres apostar?

– ¡Un café!

– Trato hecho.

– … y un millón de dolares.

– Siiii.