¿Quien no a tenido a un payasito en su salón?, son inevitables, siempre hay uno y lo peor de todo es que nunca entienden un “deja de molestar”.

Por suerte ya instruyen a algunos maestros para que puedan controlar a sus alumnos. 😆